martes, 26 de marzo de 2013

CRÓNICA HURTS EN KAUFLEUTEN, ZURICH (23-3-2013)


HURTS EN KAUFLEUTEN, ZURICH (23-3-2013)

Esta vez nos desplazamos a Zurich a ver a HURTS. Para nosotros, este era el tercer concierto del grupo que atendíamos en Zurich ya que estuvimos en dos en el 2011.
La sala, kaufleuten, es un lugar muy bonito. Muy exclusivo en la ciudad. Destaca el color rojo por encima de todo, terciopelos y decoraciones varias en este color. Además de la sala destinada a conciertos el lugar cuenta con una cafetería y un restaurante. Almorzamos allí el día del concierto. Al salir, vimos como ya estaban entrando el equipo de sonido para el concierto. Nos encontramos con una amiga irlandesa con la que estuvimos hablando bastante rato, suficiente para que llegasen Theo, Adam, Pete, Paul, Lael y Amy, o sea, el grupo al completo. Nos saludaron muy amablemente a pesar de ir cargados con todo el equipaje y de no saber muy bien por donde debían entrar a la sala. Tras este encuentro, nos fuimos a buscar un sitio para comer. Había hambre y ganas de descansar. 
No se llegó a formar cola hasta pasadas las 6 de la tarde. No era cola exactamente como nosotros la entendemos sino una aglomeración de gente dispuesta a empujar y a entrar a la sala sin ningún orden. Punto negativo para la organización. Suiza es un país con fama de tener mucha precisión para muchas cosas pero en lo que se refiere a colas de conciertos y orden de entrada a los mismos, debería tomar lecciones de otros países como, por ejemplo, España. Cuando se abrieron las puertas, hubo más caos ya que se crearon tres colas de acceso a la sala en función del método por el cual cada uno había comprado la entrada. Tampoco hubo ningún control, los bolsos no se tuvieron que abrir en ningún momento.  No obstante, entramos sin muchos empujones y conseguimos un buen lugar del que disfrutar el concierto.
El grupo telonero fue “Me.man.machine”. De ellos, decir que tienen ciertos toques a los últimos discos de Depeche Mode con oscuridad, depresión y un sonido poco calificable pero una delicia para algunas de las espectadoras ya que varios de los miembros de la banda fueron muy coreados por algunas de las féminas presentes. La conclusión a la que llegamos del mini concierto que nos ofrecieron fue: buena imagen, poca música, no nos gustó. Cuando este grupo terminó y mientras tomaba cuerpo un escenario HURTS, sonaron canciones de “The Naked and the famous” y de “How to destroy angels”. Indicar que nos gustó mucho la electrónica con matices chill out del segundo grupo al que no perderemos de vista porque tiene buena pinta.

El concierto empezó con "Exile", la canción que da título a su segundo álbum. Fuerte, oscura, perfecta para encender los ánimos del público. A continuación "Miracle" para seguir con la canción que les dio la oportunidad de llegar al lugar en el que están ahora: "Wonderful Life". Muy apropiada para un concierto en sábado ya que Susie busca al hombre de sus sueños ese día de la semana. Tras el hit le llegó el turno a "Silver Lining" y todos pintamos el cielo acompañando a Theo. Con "Blind" la sala se contuvo, Theo diciendo que prefería quedarse ciego antes que ver a su chica con otro con su espectacular voz es algo que no deja indiferente a nadie. Luego le llegó el turno a "Evelyn" y una vez más la sala enloqueció. 


La puesta en escena de la canción no es la misma que en la anterior gira ya que Theo y Adam no entran en contacto en ningún momento y Theo no romple el pie de micro como hacía antes. "Sunday" es una canción que siempre hace saltar a la sala en pleno. Igual que lo hizo en Zurich. Y tras ella, "Sandman", canción que se tocó en directo por primera vez. Tras ella, Theo anunció la siguiente canción de amor y "Blood, tears and gold" fue coreada por el público asistente. Con "Unspoken" se hizo el silencio para escuchar a Theo como la interpretaba magistralmente una vez más. Para "Illuminated" Theo pidió que sacásemos los móviles y no empezó a cantar hasta que le pareció que había muchos. "The Road" siguió a continuación, oscura, densa, fuerte, con garra. 


 Theo empieza suave con la voz para acabar rompiendo el pie de micro en tres partes. Tras esta canción, llegó un pequeño descanso tras el cual, "Someody to die for" con Theo y Adam juntos en el escenario, quizás el momento más íntimo y recogido de todo el concierto. Tras ella,"Better than love", canción que siempre hace enloquecer al público que la corea y la baila enfurecidamente. Para acabar, la melódica "Stay". Ojalá Adam y Theo se hubiesen podido quedar (stay) más tiempo en el escenario con nosotros. El concierto supo a poco como siempre. Con ganas de más nos quedamos. Las rosas blancas, símbolo y bandera de todos los conciertos de HURTS, tardaron en llegar esta vez ya que el concierto empezó sin ellas pero, aunque tarde, estuvieron presentes. 


Como souvenir, nos llevamos a casa unas cubiertas del tambor de la batería de Paul firmadas por todo  “el equipo H”.  Y no son las primeras. ¡Viva HURTS!


Nuestra próxima parada es Amsterdam el sábado día 30 de marzo.

Algunos videos del concierto:

 




Crónica escrita por Silvia y Pilar.
Fotos: Silvia.
Videos: Pilar y youtube.
Prohibida la reproducción total ó parcial de esta crónica sin indicar la fuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario